POLÍTICA

ESCENARIO ECONOMICO

Macri cedió con impuestos y calmó a los gobernadores

La propuesta del Gobierno será estudiada por las provincias y contestarían el jueves.Por lo pronto, el presidente prometió que no se gravarán los vinos y los espumantes.

Macri cedió con impuestos y calmó a los gobernadores

A su regreso de la gira por Nueva York, el presidente Mauricio Macri se reunió ayer con los mandatarios provinciales en el Salón Eva Perón, en lo que fue el primer encuentro sectorial para intentar llegar a "consensos básicos".

"Presentamos una propuesta de consenso fiscal que involucra varias cuestiones. La primera es la ratificación del compromiso de la Nación y las provincias de avanzar en un sendero firme y gradual hacia el equilibrio de las cuentas públicas", afirmó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Dijo que también se habló sobre "la necesidad de ir hacia una reforma tributaria, tanto a nivel nacional como subnacional, para bajar el peso de los impuestos distorsivos sobre la economía".

La negociación pasó a un cuarto intermedio hasta la semana próxima, y en el medio habrá reuniones de funcionarios nacionales con las provincias para "pulir" el acuerdo y "escuchar las inquietudes y las contribuciones de cada jurisdicción", señaló el referente desarrollista. En el marco de la convocatoria hubo dos noticias relevantes: Buenos Aires retira la demanda en la Corte por el Fondo del Conurbano para lograr una "solución gradual" que le habilitaría un ingreso extra de 20 mil millones de pesos por año y, por otro lado, el Gobierno nacional dio marcha atrás con el impuesto a los vinos y las bebidas espumantes.

"Lo que vamos a discutir en esta semana son cuestiones particulares, impactos particulares de lo que estamos promoviendo. Obviamente, las provincias también tienen que hacer sus números".

En conferencia de prensa, su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó que el Gobierno nacional espera que "todas las cuestiones fiscales que están arriba de la mesa tengan una resolución y así poder empezar frescos una nueva etapa que lleve a una Argentina con equilibrio fiscal, eliminando los impuestos distorsivos".

Asimismo, precisó que la Casa Rosada planteó "el desistimiento cruzado de todos los juicios que abarcan a las provincias contra la Nación, la Nación contra las provincias y las provincias entre sí, lo cual elimina enorme pasivos contingentes que están actuando como una espada de Damocles para las finanzas públicas de los distintos distritos".

En ese sentido, Frigerio explicó que se trata de "una suerte de borrón y cuenta nueva" que, a su entender, "ha sido recibido de buena manera" por los gobernadores. Consultado respecto de los plazos que maneja el Gobierno, el ministro del Interior reconoció que "los tiempos son bastante perentorios".

"La idea es tener sancionada la ley de acuerdo fiscal antes de que esté sancionado el Presupuesto, y todo esto debe ocurrir antes de fin de año", indicó.

La reforma tributaria que presentó el Gobierno apunta a "promover la inversión, la competitividad y el empleo de calidad", por lo cual busca avanzar hacia un sistema "más equitativo, eficiente y moderno, reducir drásticamente la evasión impositiva, cumplir con las metas fiscales y avanzar hacia un desarrollo sostenido".

Se plantea la modificación de los tributos relativos a los aportes y contribuciones de la seguridad social, el impuesto a las ganancias corporativas y personales; transferencias de inmuebles y el IVA, así como también sobre los impuestos internos, a los créditos y débitos bancarios e ingresos brutos.

También comprende la eliminación de las aduanas interiores -previo acuerdo con las provincias- y tributos ambientales a los combustibles que emiten gases de efecto invernadero.

La iniciativa propone que tanto la reforma tributaria nacional como la provincial se implementen en un plazo que puede ir de uno a los cinco años, de acuerdo con cada modificación específica.

Tras la reunión, algunos gobernadores se pronunciaron sobre la propuesta oficial y se mostraron, a priori, a favor.

"Las provincias no perderíamos recursos, sino que por el contrario se compensarían las diferencias que se generan desde ahí".

Coparticipar todo lo recaudado por ganancias

El Gobierno propuso ayer a los gobernadores coparticipar el total de lo recaudado por el impuesto a las ganancias, así como también resarcirá a la Anses con la asignación de todo lo que ingrese en concepto de impuesto al cheque.

En el encuentro encabezado por el presidente Mauricio Macri, la Casa Rosada ofreció a los mandatarios provinciales la derogación del artículo 104 de la ley de ganancias, que establece que el 36% de la recaudación del impuesto a las ganancias no es coparticipable.

Tras la reunión de ayer en la Casa Rosada, entre el mandatario Mauricio Macri y los gobernadores, todos calificaron al cónclave de aceptable.

Actualmente ese porcentaje se divide de la siguiente manera:

 * 650 millones de pesos van a la provincia de Buenos Aires.

 * 10% se destina a las provincias (salvo Buenos Aires) y se reparte por coeficiente de coparticipación;.

 * 4% a las provincias con necesidades básicas insatisfechas (salvo Buenos Aires), siendo Salta, Misiones y Corrientes las que más recibían.

 * 20% a la Anses.

 * 2% al fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN).

 Para suplantar ese esquema, el Gobierno propone que todas estas asignaciones específicas ingresen a la masa coparticipable, es decir que toda la recaudación de ganancias se coparticipe, lo que aumentaría ese concepto en 230 mil millones de pesos.

Según se supo, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) se vería compensada con el 100% de la recaudación del impuesto al cheque, ya que actualmente recibe el 70%.

Asimismo, el Gobierno nacional resarciría a las provincias por el monto que pudieran haber perdido producto de las dos medidas propuestas.

En caso de que todos los distritos acepten esto, todas las provincias conservarían la misma cantidad de recursos que tienen al día de hoy y la provincia de Buenos Aires ganaría 20 mil millones de pesos.