DEPORTES

B NACIONAL

Gimnasia jugó muy mal y se fue silbado

El arquero Javier Burrai fue clave para que el "lobo" al menos pudiera sumar un punto en su estadio.

Gimnasia jugó muy mal y se fue silbado

Terminó entre silbidos. Por lo que dio en la cancha y porque el resultado no fue el esperado. El 0 a 0 final refleja lo que hicieron los de Astudillo, sin ideas y con rendimientos individuales pobres.

El primer tiempo fue de lo peor del torneo. Con la visita peleando en tres cuartos de cancha, trabando el partido y no dejando jugar. Y con la imprecisión de Auzqui y la inactividad de Serrano y Prichoda, Gimnasia se resumía en alguna corrida de Tesuri y lo pudiese aguantar Dal Cason.

La única del primer tiempo fue una diagonal de Tesuri y un remate de lejos que no trajo peligro. Poco para los locales que debían buscar los tres puntos para no perderle pisada al líder.

Pero no se podía jugar. Y Astudillo lo entendió así y metió dos cambios de entrada: Blanco y Salces a la cancha. Y hasta los 20 no hubo nada nuevo. En realidad solo la visita, que se acercó y tuvo las más claras. Un tiro libre de Soto que pasó cerca y un mano a mano de Herrera que remató débil a las manos de Burrai.

Pero Ferreyra y Sanabria comenzaron a acompañar y por lo menos el lobo se aproximó. A los 29, Prichoda tuvo la más clara con un remate en el punto del penal que Morel mandó al córner. Y un par de llegadas que inquietaron a Riestra, como un cabezazo de Buono que también ingresó para sumar gente en ataque.

Pero también lo pudo perder, porque Herrera tuvo sobre el final dos chances muy claras que por propia ineficacia no pudo convertir.

El empate, por lo que hizo en la cancha, no fue tan malo. El rendimiento fue pobre y la gente mostró su bronca con silbidos cuando el árbitro marcó el final. Claro que mejorar sumando es mejor que perdiendo. Pero mejorar es imprescindible si se quiere ser protagonista.