POLÍTICA

CAMPAÑA 2019

Macri busca seducir el voto del norte para la recta final de la campaña

Por cábala, el presidente hizo una ofrenda a la Pachamama como en 2015. En las Paso de ese año perdió por 1,5 millón de votos contra Scioli en el norte.

Macri busca seducir el voto del norte para la recta final de la campaña

El Gobierno decidió concentrarse en seducir el voto de las provincias del norte del país en el tramo final de la campaña previa a las Paso para no dar las ventajas que otorgó en la primera elección presidencial de Mauricio Macri.

En las Paso de 2015, el frente Cambiemos perdió en las diez provincias del norte argentino contra el Frente para la Victoria. Incluso salió tercero en cuatro (Formosa, Santiago, Jujuy y Salta), detrás del frente UNA de Sergio Massa y José Manuel de la Sota.

El candidato del FPV, Daniel Scioli, sacó 2.570.330 votos en el norte en agosto de ese año contra los 1.074.219 de todo el frente Cambiemos, que además de la de Macri incluía las boletas de Ernesto Sanz y Elisa Carrió. Se trató de la mayor diferencia regional que el ex motonauta le sacó a Cambiemos.

Para las primarias de este año, en la Rosada esperan una mejor performance y al menos dan por ganadas las provincias de Jujuy y Corrientes, que tienen gobernadores radicales. En la zona gris ubican a La Rioja, Chaco, Salta y Misiones, donde creen que está abierto el escenario.

Las otras cuatro provincias (Catamarca, Tucumán, Formosa y Santiago) el Gobierno ya las da por perdidas y es en ellas donde Alberto Fernández podría sacar las mayores ventajas porcentuales de todo el país.

Por este motivo Macri viajó este jueves a Jujuy, que según sus propias declaraciones es su lugar en el mundo. El presidente suele alojarse en un pintoresco hotel del estilo de un rancho mexicano en Huacalera, un pueblito ubicado entre Tilcara y Humahuaca. En esa zona hizo su cierre de campaña previo al ballotage de noviembre de 2015.

En aquella ocasión, hizo una ofrenda a la Pachamama, tres días antes de convertirse en presidente, y le pidió "sabiduría para conducir al pueblo". Este jueves, acaso por cábala, volvió a hacer esa ofrenda junto a su esposa Juliana Awada y el gobernador jujeño Gerardo Morales. Pero pidió "cosechas abundantes para todos".

En simultáneo, su candidato a vicepresidente, Miguel Pichetto, estuvo este jueves a Formosa, en donde el Gobierno aspira a al menos achicar la enorme brecha que suele separar a cualquier opositor de la boleta de Gildo Insfrán.

Pichetto estará en la última semana antes de la veda en otras de las provincias difíciles para el macrismo: Santiago del Estero y Misiones, donde el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, perdió por más de 55 puntos hace sólo dos meses.