POLÍTICA

¿Se posterga al casorio del año?

UNA CÁMARA TUCUMANA SUSPENDIÓ EL DIVORCIO DE TULIA SNOPEK Y HAY PUJA CON LA JUSTICIA JUJEÑA

El divorcio de Tulia Snopek y el abogado tucumano Marti Coll, tomó ribetes inesperados y hasta provocó un enfrentamiento entre los jueces de una y otra provincia. El juez Isidoro Cruz se enemistó con la familia del gobernador Morales y complicó, por ahora, el casamiento por civil.

Matrimonio y algo más ..........!!!
Matrimonio y algo más ..........!!!

María Eugenia Tulia Snopek apareció en una revista de moda y “farándula” salteña, hablando de su grandiosa fiesta de casamiento que se realizará el 15 de diciembre, de la ceremonia por “civil” que se haría en un conocido hotel de Purmamarca.

E inmediatamente circuló una decisión de una cámara civil de Tucumán ordenando “no innovar” respeto del matrimonio que ella mantiene con un abogado tucumano que le viene poniendo piedras en el camino desde hace rato.

Esta nueva una medida cautelar emitida por la Justicia de Tucumán bloqueó la posibilidad de contraer nupcias a través de una resolución precautoria e impide la registración de la sentencia de divorcio dictada en el Poder Judicial de Jujuy.

La resolución fue emitida por los jueces Hugo Rojas y Ester Valderrábano de Casas, vocales de la Cámara de Familia y Sucesiones de Tucumán y fue recurrida por Gabriela Saade, abogada de Snopek. La cautelar es empleada con fines extorsivos y busca el reconocimiento de eventuales ventajas patrimoniales que, de otro modo, serían inalcanzables”, argumentó la letrada en defensa de Tulia.

Competencia

En el medio, salió un pedido del Juez de Instrucción en lo Penal N° 2 de Tucumán, Facundo Maggio quien reclamó la remisión del caso Snopek-Marti Coll, por la supuesta apropiación indebida de una camioneta de alta gama Audi Q3, para que sea investigada y esclarecida en ese ámbito.

Isidoro Cruz respondió públicamente que ese caso debe ser dirimido en la provincia de Jujuy abrió una grieta institucional, ya que la situación podría terminar dirimiéndose en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El 5 de octubre, el juez tucumano Maggio emitió un exhorto al juez Isidoro Cruz, pero éste lejos de remitir el expediente a Tucumán, ratificó su competencia el 22 de octubre desatando una tensión institucional sin precedentes entre los poderes judiciales de las provincias norteñas.

“Las partes no pueden elegir al tribunal competente así como un juez no puede arrogarse la competencia (en una causa penal) por decisión de una de las partes”, manifestó Maggio al periódico La Gaceta de Tucumán.

Para el magistrado tucumano, el supuesto hecho ilícito que Tulia había atribuido a Marti Coll, la retención indebida de la camioneta Audi Q3, habría ocurrido en Tucumán. “Aquí se encontraba el vehículo en circulación; aquí transcurría la vida común del matrimonio Snopek-Marti Coll y aquí también debía ser secuestrado el rodado, según la orden del Poder Judicial de Jujuy”, dijo Maggio, hecho que no comparte Isidoro Cruz debido a que considera que el delito “quedó consumado en Jujuy”.

Pero, además, en un hecho sin precedentes el 6 de noviembre, el fiscal Aldo Lozano requirió el juzgamiento de Marti Coll por este hecho y solo falta que Cruz se expida sobre este pedido del Fiscal para fijar fecha de juicio.

Bloqueo e inhibición

Son tres las causas judiciales vinculadas a Tulia Snopek y el ex jugador de ruby Carlos Marti Coll, que se deben resolver previo a que se levante la inhibición impuesta por la Cámara de Apelaciones Civil en Familia y Sucesiones.

La primera es el juicio de divorcio abierto en la ciudad de Tucumán por Tulia, que todavía no tiene sentencia y sigue su trámite.

Al no haber resolución, la futura primera dama jujeña, inició otro proceso de divorcio en el mes de mayo en nuestra provincia, que llamativamente tuvo un trámite express y en poco días, resolvió que el vínculo conyugal estaba finalizado.

Pero en esta causa no se tuvo en cuenta a Marti Coll, para la división de bienes, sí para reclamar la posesión de un vehículo de alta gama que habría sido adquirido por Tulia Snopek antes del matrimonio con el abogado tucumano.

La camioneta Audi Q3 habría sido luego vendida a una empresa familiar del abogado, Masnou S.A., pero Tulia nunca habría firmado los papeles de trasferencia por lo que se inició otro juicio civil, para obligarla a formalizar la transferencia correspondiente.

Adujo que por la relación de confianza que había entre ambos, no habían formalizado la transferencia del vehículo. “El artículo 185 del Código Penal exime a los cónyuges de responsabilidad criminal por los hurtos que se causaren”, adujo, y por esa razón su todavía esposa no podía denunciar la retención indebida del auto.

Ante toda esta situación de pleitos judiciales y enfrentamiento cruzados entre letrados de ambas provincias, el 7 de noviembre la Sala I de la Cámara de Familia y Sucesiones de San Miguel de Tucumán bloqueó la anotación de la sentencia que disuelve el vínculo marital emitida por el Poder Judicial jujeño, lo que en los hechos impide la boda formal del 15 de diciembre de Morales y Snopek.

La repuesta de Tulia

Tulia Snopek quedó conmovida por esta situación. Y  a través de la abogada Gabriela Saade, recurrió a esta medida cautelar argumentando que Marti Coll usaba esa resolución “con fines extorsivos” y para obtener ventajas patrimoniales que, de otra forma, serían inalcanzables.

Las ventajas patrimoniales a la que hace referencia el escrito, tienen que ver con un pedido del abogado tucumano para quedarse con la mitad de U$S 600.000 que supuestamente tendría Tulia en una caja de seguridad. O sea, le estaría reclamando una indemnización, que algunos dicen que al saber que el futuro esposo es el gobernador, busca sacar una buena partida económica de la situación.

En recurso planteado por la abogada Saade, se cuestiona que la cautelar le permite a Marti Coll seguir ejerciendo “violencia moral” y “desgaste emocional” contra su clienta y es por eso que reclamó a los camaristas que revocaran la orden precautoria “por contrario imperio” puesto que, según su criterio, esta contiene “vicios groseros”.

Aclaró, además, que no existiesen distintos procesos de divorcio y que el estado civil de Marti Coll es divorciado, considerando  la sentencia del 23 de mayo, del Tribunal de Familia de Jujuy. “El recurso de queja que interpuso Marti Coll ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación no suspende el cumplimiento de sus efectos”, expresó la letrada a La Gaceta.

Un galán de Yerba Buena

Que nadie vaya a cree que Carlos José Alberto Marti Coll es un pobre laburante de las afueras del Jardín de la República. Todo lo contrario. Hijo de una “familia de bien”, ex jugador de rugby, abogado, hombre de negocios, que está emperrado en hacer fracasar el anunciado matrimonio entre su ex y el gobernador jujeño. Para eso hay que gozar de contactos en Tucumán. Amigos en la Justicia y en la prensa, así ante un estornudo, ellos aparezcan con un pañuelo en la mano. Esto explica que quien ahora gana espacio hasta en el Grupo Clarin (algo deben estar queriendo del gobierno jujeño) haya ganado tanto espacio solo por un juicio de divorcio, y una cámara trabe la disolución matrimonial sólo por un reclamo de bienes, que bien puede resolverse más tarde.

Los Marti Coll han tomado las redes sociales y sus amigos influyentes para escarmentar a este ignoto gobernador jujeño que quiso ser torazo en rodeo ajeno. Esto pasa sólo en las novelas de gente de dinero y de poder. Lástima el rol de los jueces. Imparcialidad cero.

 

EL JUEZ CRUZ SE OLVIDÓ LA BOLILLA

SOBRE NEPOTISMO ILUSTRADO

“Si uno tiene parientes,

lo menos que puede

hacer es designarlos…”

La insólita defensa del magistrado a la desiganción de una sobrina de Morales en la Justicia. Isidoro Cruz defendió su rol en el juicio por el divorcio de Tulia Snopek y Marti Coll, y culpó al fiscal Lozano por haber devuelto la camioneta en juicio.

Es sabido que tanto jueces, fiscales y funcionarios del gobierno de la provincia son reticentes en dar declaraciones a los medios locales, sobre causas sensibles al poder de turno, como es el divorcio de Tulia Snopek con Marti Coll. Pero muchos de ellos, sí se prestan a los micrófonos de medios nacionales para ganar protagonismo y muchas veces no miden sus palabras.

Sucedió con el Juez de Control Isidoro Cruz, quien al ser requerido telefónicamente por la periodista Irene Benito, del Diario La Gaceta de Tucumán, se prestó a responder a todas las preguntas, dejando expuesto un pensamiento vago de la justicia jujeña.

Pero, además, tuvo una expresión poco feliz hacia la familia del gobernador jujeño, cuando se le preguntó sobre el nombramiento de una sobrina del mandatario en el Juzgado donde se desempeña.

Se trata de Lucía Fabiana Morales, escribana nombrada por el Superior Tribunal de Justicia para que desempeñe tareas en ese juzgado, sin especificar concretamente su función.

El diálogo con la cronista tucumana fue el siguiente:

-El imputado también cuestiona la actuación de Lucía Fabiana Morales, sobrina del gobernador, como agente de su juzgado.

-Mire, Jujuy es chico y todos son parientes. (Morales) llegó aquí, pero es una empleada más. No tiene un lugar preponderante, aunque es escribana. Necesitaba personal: no pedí su nombramiento sino que el Superior Tribunal la asignó aquí. “Es una pobre chica como cualquiera”. Yo le digo a mi señora que si uno tiene parientes, tiene que designarlos o hacerlos designar. Lo menos que se puede hacer por un pariente es nombrarlo en algún lugar. ¿Cuál es la gravedad? Me parece una cuestión lógica. (Morales) justo vino acá... ¿Qué tiene ver con la causa? ¿Qué influencia puede tener? Marti Coll no conoce mi vida ni mi inserción en la sociedad. A mí me designó el gobernador anterior, Eduardo Fellner. Los periodistas ahora me preguntan si de pronto estoy con (Gerardo) Morales, pero yo juré en el cargo por la ley, la Constitución y los Santos Evangelios. Mi papá y mi mamá me educaron para tener una conducta recta. A mí nadie me va a manejar. Por eso iré a Tucumán cuantas veces quiera, con la frente alta. No porque Marti Coll tenga travesuras uno ya es igual a él”.

Cruz, además, dio explicaciones sobre la causa, dijo que mantiene cierta independencia de criterio y no se dejará manejar ni por Marti Coll ni por el poder político de la provincia.

-Marti Coll y el senador Snopek (h) aducen que Tulia Snopek y Morales lo usan a usted y al sistema judicial con fines particulares...

-Antes de llegar a mí, esta causa estuvo en manos de los jueces Gastón Mercau y de Jorge Zurueta, que se inhibieron. El segundo dijo que era gran amigo del senador Snopek (h) y que, como hacen tantas cosas juntos, no se sentiría cómodo tramitando el caso. Aquí sólo hay tres jueces en funciones, de modo que me tocó a mí. Y por principio, no me excuso así nomás. El expediente venía con el pedido de detención de Marti Coll: yo lo repasé y vi que nunca había sido notificado formalmente, si no que todo había sucedido por medio del senador Snopek (h), que hacía de abogado de oficio. En la causa figura que el imputado apareció un día en el que había una desinfección en la Fiscalía de (Aldo) Lozano... Hubo una confusión insólita. Inicialmente yo rechacé el pedido de detención y exigí las formalidades. Vino Snopek (h) a hablar conmigo: yo fui muy amigo del padre (el ex gobernador Guillermo Snopek). Entonces, ordené a Marti Coll que se presentara por medio del juez tucumano Juan Francisco Pisa, otro amigo. Le exigía a Marti Coll que me entregue la camioneta como depositario y después veíamos qué hacíamos. Como no vino, ordené la detención.

-¿Es común en Jujuy que el mismo día que ingrese la denuncia el fiscal requiera la detención del denunciado, como sucedió aquí?

-Yo he apercibido a Marti Coll de que si no venía a estar a derecho, lo iba a detener. Él tenía muchas citaciones, nada más que no estaban formalizadas. Yo ya había hablado con “Guillermito” aquí y así actué antes con ex funcionarios públicos: es una forma de hacer valer la Justicia. No pueden manejarse como quieran.

-Marti Coll sostiene que él fue notificado mal varias veces a propósito para que la Justicia justificara la privación de la libertad...

-Él articula esa reflexión: son sus percepciones. Pero debió haberse presentado espontáneamente a estar a derecho y cumplir conmigo.

-¿Por qué tras la divulgación del caso en el Senado y en la prensa, usted y el fiscal dieron marcha atrás con la detención?

-No hubo ninguna marcha atrás. Él entregó el vehículo: la dueña es Tulia Snopek. Ella compró la camioneta en 2013, antes de casarse. Ante la restitución, el fiscal retiró el pedido de detención.

-Marti Coll dice que Tulia Snopek vendió el rodado a la empresa de su familia, Masnou SA, pero que esa operación no fue registrada por la confianza que había entre ellos. ¿Investigaron esa versión?

-Nunca, porque sólo presentó copias simples. Esa documentación no puede ser valorada.

-¿Por qué la camioneta fue entregada de inmediato a la denunciante y no guardada en depósito hasta el final del proceso?

-¿Qué ocurrió? Mi secretario entregó las llaves al fiscal Lozano y este se las dio a la denunciante. No correspondía la entrega hasta el extremo de que hice responsable al Ministerio Público Fiscal y remití la actuación al Superior Tribunal de Justicia de Jujuy para que adopte las sanciones que corresponda. En ese ínterin llegó el exhorto de Maggio para que me inhiba en la causa...