SOCIEDAD

CASO ROMINA ARAMAYO / TRAS LA DETENCIÓN DEL COMISARIO ZAPANA

Otro alto jefe en la mira

El padre de la víctima le apunto al comisario Marcelo Rodríguez, quien se desempeña, nada más y nada menos, al frente de la Brigada de Investigaciones. Esta semana se detuvo al comisario Gabriel Zapana, también implicado en el caso.

Otro alto jefe en la mira

Juan Aramayo, padre de Romina Aramayo, objetó al actual jefe de la Dirección de Investigaciones, Marcelo Rodríguez por ser uno de los policías que tuvo una activa participación en el encubrimiento del crimen de su hija, por lo que le pidió al ministro Ekel Meyer que se aparte a Rodríguez del cargo y se lo investigue.

La joven víctima trabajaba en el night club Wolf cuando fue asesinada en el año 2014. El padre dijo que no basta con la detención de Zapana, quien se desempeñaba en la división de Leyes Especiales de la policía de la provincia, sino que también existen otros jefes policiales que actuaron a las órdenes del poder político de ese entonces, para tapar lo que sucedió con su hija.

“Hace dos años atrás habíamos dado a conocer quién era este señor (por Zapana) y decíamos que no podía estar investigando él cuando era uno de los cómplices del encubrimiento del crimen. En este momento, estamos en la fiscalía, viendo el expediente y sabemos que están trabajando  y habría nuevas detenciones en el transcurso de la otra semana”, afirmó Aramayo a nuestro medio, adelantado que en la semana entrante se podría avanzar en el caso.

En ese sentido, apuntó a un alto Jefe de la policía de la provincia y muy allegado al ministro de Seguridad, Ekel Meyer. “Marcelo Rodríguez era el jefe de la Comisaría que intervino en la muerte de Romina y no puede ser que no sepa nada del crimen cuando él estuvo allí alrededor de casi ocho meses. A los tres meses yo sabía de la corrupción que había dentro y actualmente está desempeñándose como director de la Brigada de Investigaciones”, precisó Aramayo.

“La verdad, no puedo entender cómo llegó a ese lugar, no sé si recuerdan que hace cinco o seis meses atrás, el candidato a ocupar ese cargo era el comisario Rosas y justamente lo reemplazaron porque está involucrado en el crimen de Romina Aramayo. Pero lo nombraron a este comisario que también tiene mucho que decir sobre el caso”, agregó respecto a Rodríguez.

Por esa razón, el dolido padre de Romina no dudó en pedir que sea apartado del cargo e investigado. “Sr. Ekel Meyer, Sr. Gobernador tomen cartas en el asunto, investiguen a este hombre. Para mí, este tipo sabe mucho y no puede ser que solamente Zapana reciba toda la información y nadie más sepa de lo que pasaba alrededor en la Brigada en el año 2014”.

Sobre el rol de Zapana, quien era el jefe de Leyes Especiales, dijo que “cuando ocurrió el crimen, era él quien autorizaba a las chicas para que trabajen en Wolf, en complicidad con otros funcionarios policiales. No solamente él, sino con varios miembros de la Brigada en ese año.  Conocía quién era el dueño y quienes frecuentaban el lugar.  Misteriosamente, cuando ocurre el crimen, él estaba en el lugar de la escena. Yo tengo entendido que en esos casos tiene que hacerse presente la división Homicidios. El Comisario Zerpa también estaba en el lugar, ambos eran jefe de Leyes Especiales en ese tiempo”, precisó Aramayo.

Destacó, además, que cuando ocurre el crimen, misteriosamente a él lo ponen como agente investigador. “Era cosa de loco, no podía estar investigando una persona, cuando él mismo autorizaba las infracciones y las actividades ilícitas que ocurrían en el lugar. Él mismo tomaba las declaraciones, hacía los allanamientos en Wolf y como prueba de esto, está el mismo expediente donde consta que él tomaba declaraciones”.

Por esa situación, Aramayo consideró que existe toda una red de encubrimiento que se consolidó en torno del asesinato de Romina. “Qué va investigar, si él era cómplice, y en reiteradas oportunidades yo lo puse en conocimiento al fiscal, a la abogada, en ese tiempo y no había ningún resultado. Se podrán dar cuenta entonces que es lo que pasaba”.

Respecto a las nuevas detenciones, adelantó que podrían surgir en el entorno de ese lugar. “Si estaba Zapana, había muchas personas más a su alrededor. Por ejemplo, comisarios, el dueño del lugar y el encargado; había mucha gente de la policía de la provincia que prestaba servicios a Wolf, como si fueran empleados. Eso está en el expediente, y debe investigarse uno por uno”.

Para Aramayo, “la complicidad no es solamente por parte de Zapana, diría que este hombre es la unión de una cadena de corrupción que poco a poco irá saliendo a la luz”, concluyó.