SOCIEDAD

LA LIBERTAD NO ES UN MILAGRO

Se presentó el libro que retrata la persecución política de Milagro Sala

Como cierre del Encuentro Nacional de Comités por la Libertad de Milagro, Verbitsky presentó el libro y, junto a sus colaboradoras reflexionó sobre el acoso judicial y mediático que sufre la líder de la Tupac Amaru.

Se presentó el libro que retrata la persecución política de Milagro Sala

El presidente del CELS y periodista había adelantado la existencia de este material en la última conferencia de prensa del Comité por la Libertad de Milagro Sala, cuando denunció que el gobierno de Jujuy iba a trasladar a la líder de la Tupac Amaru a una casa totalmente destruida.

Finalmente, el sábado mostró parte del vídeo en la presentación de su nuevo libro, publicado por Planeta. La sala aplaudió y aplaudió cuando vio a Milagro taparse los oídos.

En la mesa también estuvieron las colaboradas del libro: Elizabeth Gómez Alcorta, coordinadora del equipo de abogados defensores de Milagro Sala –en el pecho llevaba la imagen de Santiago Maldonado–, y Alejandra Dandan, periodista de este diario.

Apenas terminó el video, Gómez Alcorta explicó: “En lo personal, esas imágenes no pueden dejar de emocionarme, de maravillarme. Hubo un momento en el que Milagro dijo que no iba a designar más abogados defensores, dos causas en las que no quiso designar a nadie.

Y la llevaron a notificarse de la indagatoria sin sus abogados. Por eso estas imágenes hablan de la dignidad y muestran el maravilloso ADN de Milagro: ella ahí no tiene a nadie, estaba sola, no estaba Lucho (Luis Paz, su amigo y abogado). No estaba Paloma (Paula Alvarez Carreras, abogada también).

No estaba su marido. Estaba esposada, frente a Pullen Llermanos, este personaje siniestro que en esta trama ocupa un lugar fundamental. Ahí está el aparato estatal y judicial frente a reglas tontas que tiene que escuchar con una imputación mentirosa”.  

Alejandro Garfagnini, Coco, coordinador nacional de la Tupac, presentó la mesa y “a alguien que les quiere hacer llegar un saludo”. Era Milagro, imagen y voz, todavía prisionera, pero en una casa reconstruida contra el tiempo por el trabajo de sus compañeros. Habló de Horacio.

Del día que lo conoció en su oficina llena de libros. Verbitsky agradeció el trabajo “permanente” de todos los que estaban ahí “desde el día de la detención hasta ahora”. Y mostró la primera diapositiva, una imagen del 1° de marzo de 2016, cuando viajó a Jujuy para visitar a Milagro en la cárcel. Con la imagen respondió el saludo de Milagro, pero también puso en cuadro a ella y a él mismo en la trama de la gran persecución que reconstruye su libro.

“En el video ella dice que nos conocíamos poco. Efectivamente habíamos estado una vez en mi oficina”, dijo. “Escribí una nota en el 2009 cuando conté el primer enfrentamiento de ella con el contador Morales, que visto retrospectivamente es un punto central: Morales, entonces senador del radicalismo, le reprochaba que con la organización popular Milagro contrapesaba el poder de las grandes empresas sobre la escena política de Jujuy y condicionaba a los gobernadores”. Y dijo: “Nadie ha escrito un mejor elogio a Milagro Sala que su peor enemigo. ¡Y por eso es su peor enemigo! Porque asume voluntariamente la representación de esos intereses ante el sistema político”.

Enseguida mostró las tres primeras diapositivas como metáfora estructural del libro. Foto 1. Gerardo Morales duerme o simula dormir en un avión, asientos detrás de la barba candado de Verbitsky, presentación de quién de ahí en más será su perseguidor. “Cuando subí al avión lo vi a Morales. Me causó gracia poder entrevistarlo. 

“Este libro es la síntesis de la acción y de la lucha de mucha gente”, dijo. “Me gusta mucho que la primera presentación sea en el Segundo Encuentro Nacional de los Comités. Trabajamos a un ritmo salvaje. El pedido de la editorial fue el 25 de febrero, y en muy pocos meses está terminado.

” La mesa nombró a quienes hicieron posible el trabajo. Sabrina Roth, la antropóloga Elizabeth Gómez, los periodistas de Jujuy, Raúl Noro y los hermanos de Milagro, su hija Claudia. Elizabeth Gómez Alcorta nombró a lxs defensores: Luis Paz, Paula Alvarez Carreras, Ariel Ruarte, Marcos Aldazabal y Matías Duarte. Verbitsky dijo que no es un libro de anécdotas sino de estructura. Busca trazar continuidades con los desplazamientos de trabajadores del azúcar y mineros a las ciudades, el crecimiento de los gremios estatales y las luchas populares en las rutas de los 90, hasta llegar a los inicios de la organización.