ENTREVISTAS

SANDRA RIOS, LA ESPOSA DE JAYAT A CARGO DE DESARROLLO HUMANO EN LIBERTADOR

“Mi gran desafío es mejorar la calidad de vida de la gente”

En una entrevista exclusiva la esposa del Intendente de Libertador, Sandra Ríos revela porque lo acompaña en la gestión y se rie porque algunos la tildan como la Intendenta. La nota de la semana.

“Mi gran desafío es  mejorar la calidad  de vida de la gente”

Sandra Ríos es la actual secretaria de Desarrollo Humano del Municipio de Libertador, y además esposa del intendente Oscar Jayat. De profesión bibliotecaria, Sandra Ríos dice tener una gran vocación por la asistencia social, una labor que venía realizando de bajo perfil como asesora de la Intendencia, hasta que su esposo le propuso que le colabore directamente desde la mencionada secretaría.

Antes había destacado en la asistencia a los damnificados durante el temporal que azotó la ciudad azucarera en diciembre de 2016.

Amplia conocedora de la difícil situación que aun atraviesan muchos de los sectores históricamente postergados de Libertador, Sandra Ríos se muestra como una entusiasta funcionaria dispuesta al trabajo conjunto y responsable.

Conocedora de la militancia de su esposo, se abocó a la vida política desde el último tramo de su campaña por la intendencia, y hoy por hoy es tiene una opinión irremplazable en la gestión municipal.

-¿Cómo se decidió a acompañar al Intendente en su carrera política?

-Siempre lo acompañé en su amor por la política, conozco todas la áreas porque siempre traté de estar a su lado en todo momento e interiorizarme sobre su trabajo.

-¿En qué momento llegó su designación?

-Se dio por que al principio yo estuve como asesora de la secretaría de Desarrollo Humano, y la anterior secretaria tuvo que renunciar por cuestiones personales. Como yo llevo mucho tiempo en esta área, mi marido me propuso este desafío y lo acepté.

-Pero ahora tiene mayor exposición, lo que tiene también un costo social si las cosas no salen bien.

-La parte social siempre me gustó, pero como mi trabajo de bibliotecaria no me permitía hacer otro tipo de tareas, y de pronto encontré la oportunidad de poder desempeñarme en la acción social aún antes de entrar al municipio. Participé mucho con distintas instituciones, ONG y centros vecinales siempre a título personal y no de forma política. Cuando se me dio esta posibilidad de ser secretaria de Desarrollo Humano la acepté muy contenta.

-¿Puede decirse que se trata de un desafío y una gran responsabilidad?

-Así es, toda la Secretaría solo para nombrarle algunas secciones, se constituye con el área  de “Asistencia Directa” a cargo de la Licenciada Vanesa Nieva y está compuesta por el sección de Discapacidad y área de Pensiones. Nos encargamos de asistir de forma directa y rápida para evitar todo el papeleo burocrático, posteriormente se elabora la documentación correspondiente. También se maneja el plan “Comer en casa”, la “Garrafa social”, la caja para los celíacos, el bolsón comunitario y el bolsón universitario.

Después, tenemos la Dirección de Niñez, Familia y Adulto Mayor, la cual está  cargo la Licenciada Alejandra Martínez, donde funciona la Oficina de Derecho y la OPD (Oficina de Protección de Derecho)

-¿Con qué se encontró al asumir?

-La verdad que cuando asumí, ya estaba todo encaminado, pero me tomó tiempo reorganizar la parte de Asistencia Directa y un poco la oficina de niñez, familia y adultos mayores que requería de un giro en su enfoque.

-¿El personal era el idóneo?

-El personal tuvo que ser reorganizado, reestructuramos el recurso humano del que disponíamos constituyendo equipos mejor organizados para atender las áreas de pensiones, de discapacidad. La verdad, no fue muy complicado, tenemos un equipo maravilloso.

-Hay quienes dicen, no sé si con mala intención, que usted es la intendenta de Libertador…

-Es la primera vez que lo escucho, no lo siento así, aquí el único que dirige, ejecuta, manda y direcciona es una sola persona: el intendente Oscar Jayat.

-¿Cómo se siente en este espacio?

-Muy bien, muy cómoda, trabajando muy abocada a esta tarea, nos demanda muchas horas de trabajo, de lunes a lunes, no hay fines de semana ni feriados. Nos encanta trabajar mucho con la comunidad, hacemos talleres para niños, adultos mayores y madres.

-¿Puede resaltar alguna tarea significativa?

-Este año, presentamos un proyecto a Región 5ta. para hacer cortes de cabello en las escuelas más carenciadas pero al final terminamos haciéndolo en todas las escuelas de la ciudad. Trabajamos en conjunto con las directoras con lo cual llevamos un alivio a las familias, muchas de las cuales tienen 3 ó 4 chicos y cada corte de pelo le sale entre 50, 60 u 80 pesos y significa un gasto muy grande para esos padres.

-¿El temporal de diciembre fue una prueba de fuego para el municipio?

-Ahí creo que me decidí. Me pregunté a mí misma qué podía hacer yo para ayudar a la gente. Entonces me dirigí a la oficina de Asistencia Directa donde estaban recibiendo donaciones de todo tipo. Llegó también personal de Provincia para capacitar sobre el relevamiento en los barrios afectados así que pedí un cuaderno, fui a la capacitación, me puse un piloto, las botas y salí.

-¿Es verdad que lo sorprendió al intendente?

-Sí, me vio preparándome y me dijo: “¿Qué estás haciendo?”, - “Estoy acá por salir a hacer relevamiento a los barrios”, le dije. Así que ahí fue el momento en que empecé y quizás él vio en mi un potencial que ni yo sabía que lo tenía, comencé a involucrarme a fondo con la ayuda social.

-¿Cuál es su gran desafío en esta secretaría?

-Mi gran desafío es mejorar la calidad de vida de la gente. Hay muchas necesidades. Una cosa es que te lo cuente y otra es que vayan visiten y lo vivan, ahí se ve realmente lo que afrontan las familias, chicos discapacitados electro dependientes. Ese es mi gran desafío, ese es nuestro único objetivo, mejorar la vida de la gente y brindarles todas las herramientas necesarias para que logren sus objetivos como personas.

-¿Lo están logrando?

-Yo pongo todo de mí, la gente lo juzgará. Siempre lo hablo con mi equipo, hay que ser muy humanos para trabajar en esto. Siempre les digo que no tenemos que perder la sensibilidad por que si la perdemos nos salimos de eje y no entenderemos muchas cosas.

-¿Libertador atraviesa una crisis con las drogas?

-Libertador ocupa uno de los lugares más altos en el consumo problemático de sustancias. Tal es así que el departamento de Acción Juvenil a cargo de la licenciada Daniela Orquera está haciendo un gran trabajo con un equipo interdisciplinario que la acompaña.

La ciudad de Libertador General San Martin fue premiada por el SEDRONAR el año pasado justamente por el trabajo nacional “municipios en acción”.

-Sabe que estas tareas sociales nunca son suficiente…

-Obviamente, los recursos nunca alcanzan, intentamos llegar a todos pero los recursos siempre son limitados, por ello tratamos de llegar primero a los sectores más vulnerados.

-¿Dónde se ve en unos años?

-No lo sé, en la vorágine de trabajo y de los proyectos que tenemos hasta fin de año junto con gente que viene y se ofrece sin pedir nada a cambio. Nos muestra que acompañan la gestión y confían. Saben que la administración es transparente y honesta.

-¿La administración de Oscar Jayat está cumpliendo con lo prometido?

-El desafío del Intendente era que la gente vuelva a creer y que deje de pensar que todos los políticos son iguales. Que puede haber credibilidad otra vez, y eso se está logrando. Hay gente que nos donó una olla de 6000 pesos como premio del concurso del locro y eso muestra la enorme confianza que nos depositaron. El intendente hizo una apuesta muy grande y la gente está respondiendo. Saben que el intendente es honesto, creíble y transparente.

-¿Sacrifica mucho de sí misma al trabajar de lunes a lunes?

-Sí, uno deja de lado un poco la familia, deja horas de descanso para otro momento, Porque si de pronto fallece alguien tenemos que asistir a las personas que no tienen la posibilidad de tener un servicio de sepelio digno. Uno tiene que estar para todos ya que no somos nosotros los que elegimos cuando ocurre una urgencia o una desgracia. Tenemos cuatro hijos con los que de pronto queremos hacer algo, pero siempre surgen obligaciones, reuniones. Gracias a Dios la familia entiende, es duro, pero ellos nos acompañan.