POLICIALES

El caso que conmociono a Monterrico

Zulma, otra víctima de femicidio

Sospechan de su ex pareja que ya la había maltratado antes y razón por la cual se habían separados. Tenían dos niños. La dejó muerte en su cama, y nadie se percató hasta 12 horas después. La investigación.

Zulma, otra  víctima de  femicidio

La fallecida era Zulma Valencia, quien fue estrangulada dentro de su casa. El niño regresó de la escuela y vio a su hermana en la cama. En al menos dos ocasiones intentó hacerla levantar, pero jamás se dio cuenta que estaba muerta. Recién a la noche, cuando llegó su madre, descubrió el crimen. El principal sospechoso es su ex pareja.

Si ya sorprende el misterioso crimen de Zulma Valencia, más asombra la forma en que encontraron su cuerpo. Y es que la chica permaneció alrededor de 12 horas muerta dentro de su casa y su hermanito de 8 años nunca se dio cuenta de la situación. Es más, creyó que estaba dormida, entonces intentó en vano levantarla en dos ocasiones y, como no reaccionaba, se fue a jugar. Recién a la noche, cuando llegó la madre, descubrió que la joven yacía sin vida.

Esto sucedió el viernes 12 en el lote 15 de la manzana 43 del Bº 25 de Mayo, en la localidad carmense de La Ovejería, y más tarde se constató que Zulma Geserina Valencia, de 23 años, había sido asesinada producto de un estrangulamiento con un cable o un elemento fino, según fuentes policiales y judiciales. El principal imputado y único detenido es Franco Aucachi, el ex concubino de la víctima y padre de sus dos nenes, de 4 y 2 años.

Las sospechas apuntan principalmente contra él porque, según la familia de Zulma, éste la tenía amenazada y constantemente la molestaba. Otro dato lo complica: la chica lo había denunciado en abril último y en esa oportunidad el muchacho fue detenido. Estuvo preso hasta junio pasado y acordó un juicio abreviado por medio del cual recibió una condena de 6 meses de prisión condicional por el delito de lesiones leves. En dicha sentencia también le prohibieron acercarse al domicilio de ella. Esto último fue confirmado por el abogado Manuel Chavarría, defensor de imputado, quien aclaró que esa perimetral existía pero era para la casa de los Aucachi en el poblado de Monterrico, lugar de residencia de la joven pareja y donde después continuaron viviendo, dado que se reconciliaron pese a aquel incidente.

 

Relación conflictiva

Los Valencia dicen otra cosa. Aseguran que Aucachi siempre fue violento y que si Zulma volvió a vivir con él tras esa denuncia, fue porque la tenía amenazada de muerte y no la quería dejar salir sin sus hijos. Blanca Valencia contó a Periódico El Expreso que, un mes antes de que separaran, visitó a su hermana Zulma y ésta se encontraba asustada. “Tenía miedo. Y me dijo: está loco (por Aucachi). Me dice que si me voy de la casa y empiezo otra relación, me va a matar a mí y a mis hijos y que él también se mata. Yo la noté muy preocupada cuando me contó eso”.

Lo cierto es que la joven pareja finalmente se separó en septiembre último y la relación fue de mal en peor. Los niños quedaron con Aucachi y su familia en Monterrico, mientras que Zulma regresó con su madre y sus tres hermanos menores en barrio 25 de Mayo, en La Ovejería. Aparentemente, el joven no se resignaba y se aparecía por la casa, más cuando se enteró que Zulma había iniciado una relación sentimental con un chofer de colectivo.

Franco Quispe, cuñado de Zulma, aseguró que la primera semana de este mes la chica y Aucachi tuvieron otro incidente. Y esto se repitió el jueves 11, cuando el joven se presentó en la casa. Fortunata Valencia, la mamá de la chica, lo atendió y le respondió que Zulma no estaba. Ante eso, Franco Aucachi habría dicho: “Dígale que vaya a visitar a sus hijos”, dijo y se retiró, según los Valencia. “Para mí que venía pensando en todo esto (en referencia al asesinato). Y por eso vino a mirar. La tenía amenazada a mi hermana para que vuelva con él y no quería entregarle los niños”, señaló Alan Martínez, hermano mayor de Zulma.

Blanca Valencia, que dio a luz ese jueves 11, contó que Zulma la visitó en el hospital. “Se puso contenta porque conoció a mi bebé, pero andaba como triste y asustada. Le vi un moretón en un brazo, pero no me contó qué le había pasado. Después se despidió y me dijo que volvería el viernes, pero nunca más volvió”, expresó la jovencita.

Ese viernes a la mañana, Fortunata Valencia salió muy temprano con su hijo de 8 años para dejarlo en la escuela y a posteriori partió al centro capitalino para visitar a Blanca en el Hospital Materno Infantil. La otra hija, de 15, no estaba en casa en esos días. Fue así que Zulma quedó sola en el domicilio. La idea era que pasado el mediodía ella también partiera rumbo al hospital, pero eso no ocurrió.

Fue en las horas en que Zulma estaba sola, que alguien entró a la vivienda y la estranguló. Una vecina habría dicho que vio a la joven a eso de las 11. Esto hace suponer que el crimen se produjo entre esa hora y cerca de las 12.30. Porque a esa hora llegó su hermano menor, de 8 años, que regresó de la escuela. “Mi hermanito entró y vio a Zulma tirada en la cama. Y le dijo ´levantate a cocinar, tengo hambre´. Como no le respondía, le tiró del brazo. Pero como no se movía, mi hermanito pensó que dormía y se fue a jugar con el amiguito toda la tarde. Al rato entró, pero no se dio cuenta que estaba muerta. La volvió a mover para que le prepare el maté, pero Zulma no se movía, así que salió de nuevo a jugar y después se quedó en la vecina hasta que llegó mi mamá. No sé si se asustó o qué…”, describió Alán.

Fortunata Valencia regresó a la vivienda a las 23 del viernes y descubrió que Zulma estaba sobre su cama, sin signos vitales. La mujer pidió ayuda y ahí se armó el revuelo, hasta que llegó un equipo médico y la Policía que constataron que estaba muerta desde hacía muchas horas. El primer examen del médico legista confirmó que era un crimen.

------

Las sospechas

Los antecedentes por violencia de género pusieron en la mira a Franco Aucachi, la ex pareja de la chica; más todavía por esa condena de junio último. También demoraron al actual novio de Zulma, pero pronto fue liberado.

El único que quedó formalmente detenido fue Aucachi, de 23 años. El miércoles último, el joven fue indagado por el fiscal Aldo Lozano por el delito de homicidio agravado por femicidio y en su declaración, que duró más de una hora, negó la autoría del crimen. “No puedo detallar su declaración, pero respondió todo lo que le preguntó el representante fiscal. Le preguntaron sobre momento, tiempo y hora y él pudo dar precisiones de qué hizo y dónde se encontraba en esos momentos. Ahora dependerá de la fiscalía cómo valora todo y se determinará si es o no el autor del hecho”, dijo escuetamente el abogado Manuel Chavarría, defensor de joven.

Para los investigadores son clave las grabaciones de la cámara de seguridad ubicada en el ingreso al barrio 25 de Mayo. Se suponen que en esas imágenes tendrían que aparecer Aucachi, si es que el viernes 12 en la mañana concurrió a la casa de Zulma. Porque también existe la posibilidad de que no aparezca en las imágenes y se vea a otro sospechoso. Los “pesquisas” no descartan nada. De hecho, analizan restos de cabellos que encontraron cerca del cuerpo de Zulma y algunas marcas de violencia detectadas en su cadáver, que podrían dar otras pistas. Mientras tanto, Franco Aucachi sigue siendo el principal imputado. Por otro lado, los restos de Zulma Valencia fueron entregados a su familia recién este miércoles a la noche. El velorio se realizó en el salón del barrio 25 de Mayo y sus parientes, amigos y vecinos le dieron el último adiós el jueves en la mañana en el cementerio de la zona.

Silencio oficial

Como en otros hechos, el caso de Zulma Valencia dejó al descubierto la falta de asistencia y protección a las víctimas de violencia de género por parte del Estado. El Expreso intentó entrevistar a la responsable de Secretaría de Paridad de Género, dependiente de Desarrollo Humano, pero en el organismo informaron que la funcionaria no podía atender. La encargada de prensa de dicha secretaria se comprometió a enviar estadísticas sobre los femicidios en la provincia y el número de asistencia a víctimas de violencia de género, pero esos datos finalmente no fueron proporcionados y tampoco atendió a los sucesivos llamados que se le hicieron.

DATOS

En la Fiscalía. El miércoles último, Franco Aucachi fue llevado a indagatoria ante el fiscal Aldo Lozano.

El último adiós. Los restos de Zulma Valencia fueron velados entre el miércoles y jueves último en un salón del barrio 25 de Mayo, en la localidad carmense de La Ovejería.