POLICIALES

Escándalo policial en Pampa Blanca

La detuvieron por “error”

Pampa Blanca parece un pueblo tranquilo y sin problemas en donde los vecinos viven en paz y en tranquilidad. Hay quienes dicen pueblo chico, infierno grande hasta que se pegan con la realidad de frente.

La detuvieron por “error”

Fue lo que le sucedió a Mariana Ibarra, una joven que pasó un mal trago luego de quedar arrestada en la Comisaria Seccional 45 de Pampa Blanca, por un supuesto error de la policía y de la fiscal.

La joven, que trabaja como secretaria en la parada de remis del pueblo y en una revistería, había sido notificada por el personal de la policial local para que se presentara en la comisaría.

Llegó a las 13.30 a cumplir con el pedido pero quedó detenida, le hicieron la requisa y la privaron de su libertad como una delincuente común. Estuvo encerrada más de 10 horas, incomunicada y sin lugar para pedir explicaciones sobre lo que estaba pasando.

Su familia se enteró por un llamado telefónico que le había permito hacer minutos antes que la ingresarán a la celda.  La joven sólo tenía que haber sido notificada de una denuncia que existía en su contra por supuestas “amenazas” que presentó  Gladis Tóconas, otra vecina del lugar, pero el personal policial “de pero” la ingreso al interior de la comisaría en calidad de detenida.

La familia de la joven pidió en todo momento explicaciones al oficial de turno pero lejos del rol de servidor público que debe saber explicar con fundamentos lo que está haciendo, sólo se limitaron a la soberbia indiferencia. “Decidimos irnos hasta Monterrico para hablar con la ayudante de fiscal Romina Núñez y ella nos dijo que no había ninguna detención y menos imputación en contra de mi hija”, indicó indignada Gabriela Chocobar a Diario El Pórtico.

“La fiscal dijo que los policías de Pampa Blanca se habían equivocado que solo se la tenía que notificar y no arrestarla. Me pidió disculpas y dijo que todo había sido un error”, contó la madre de la joven que aguardaba la liberación de su hija en la noche del miércoles.

“Mi hija fue arrestada injustamente y privada de su libertad por la inoperancia de la policía de Pampa Blanca”, aseguró Gabriela y agregó que la fiscal había dado la orden para que la liberen pero el Sub Comisario José María Ibáñez y el Sub Inspector Hugo Subía le negaron la liberación.

“Aquí hubo un abuso de autoridad, no entiendo por qué la policía actúa de esta manera, no había ninguna prueba de amenazas”, contó Gabriela.

En ese tono pidió al ministro Meyer y la justicia jujeña, “que los efectivos y la fiscal sean apartados de la fuerza, todos estamos en peligro si este tipo de policías están en nuestras calles”, manifestó. Y agregó que nadie le quitará el daño psicológico y moral que le causaron a su hija.

Funcionaria judicial

Ante la negativa de los policías a liberar a la joven, se llegó hasta el lugar la ayudante de fiscal, Dra. Romina Núñez. Arribó cerca de las 22hs, ingreso rápido y le pidió a la familia que ingresará a la oficina principal del Sub Comisario a cargo José María Ibáñez. Allí, nuevamente la ayudante de fiscal Núñez le pidió disculpas a la familia por el mal proceder de los efectivos policiales.

Si bien la funcionaria no brindó declaraciones a la prensa excusándose que no estaba autorizada para hablar, se supo que les informó a los efectivos policiales que se actuara bajo el artículo 304, (Situación de Libertad) y que los efectivos entendieron otro código.

Por su parte, el Sub Jefe de Policía de la seccional 45, José María Ibáñez se negó a hablar con Diario El Pórtico:  “no podemos dar información, usted tiene que dirigirse a la fiscalía de Monterrico y ahí le darán la información”, expuso.

Menos mal que en Jujuy no existe la pena de muerte, sino cualquier escrito sería un verdadero peligro para los vecinos de Pampa.